NUESTRO AUTOCONOCIMIENTO. ¿DE VERDAD TE CONOCES?

Últimamente ando un poco liada con un montón de cosas y apenas tengo tiempo ni de sentarme a escribir, a reflexionar y a compartir esas reflexiones en mi blog. No quiero dejar aparcado algo que me gusta tanto como es escribir en este blog contando mis experiencias y reflexiones sobre lo que acontece en el mundo de la orientación laboral y el empleo. Así que queridos lectores disculpadme si tardo en escribir por aquí algunos días.

Desde que estoy trabajando con los chavales a los que les doy formación sociolaboral con un grupo de personas con discapacidad es gratificante ver cómo cada cosa que les voy transmitiendo la van asimilando (cada uno a su ritmo) y la van interiorizando a sus propias circunstancias. Lo curioso de todo esto es que ello piensa que yo ya he aprendido todo lo que tenía que aprender y para nada es esa la realidad. Y es que cada día que voy yo aprendo algo nuevo. Y eso es muchas veces lo que les intento transmitir. Hay que tener ganas de aprender cosas siempre, eso nos renueva y nos da nueva visión de los aprendizajes que vamos adquiriendo cada día. Por mucho que uno estudie, lea ó escuche a otras personas nunca hay que dejar de aprender. Nadie lo sabe todo. Y quien diga lo contrario miente.

Hay una cosa que me llama la atención cuando se trata el tema del autoconocimiento personal y profesional. Y es que sobre todo, cuando intentamos mirarnos a nosotros mismo lo difícil que nos cuesta a todos (tengan ó no discapacidad) valorar nuestras cualidades positivas y negativas. Nuestras fortalezas y debilidades. Y es que no estamos acostumbrados a mirarnos y a darnos cuenta qué potencial tenemos. Todo lo que podemos dar de nosotros mismos. Y es primordial conocerse a uno mismo para saber hacia dónde puedo dirigirnos profesionalmente. Tenemos que ser consciente de qué puedo hacer, qué puedo aprender, y qué no puedo hacer y hasta dónde soy capaz de llegar. Eso nos llevará a estar más contentos con nosotros mismos, a emprender una profesión ó trabajo con optimismo y a no frustrarnos por ponernos una meta demasiado alta.

Por eso yo siempre les digo que no siempre estamos preparados para trabajar de cualquier cosa. Eso tenemos que borrarlo de nuestra mente. Y es que por mucho que yo quiera trabajar de enfermera si no me gusta sacar sangre, es algo que tengo que valorar pues es muy posible que sea parte de mi trabajo.

Así que antes de decir voy a tirarme a la calle con mi CV y voy a buscar trabajo de lo que sea porque tengo urgencia de trabajar ya, voy hacer un análisis de mí mismo. Voy a valorar en qué profesiones puedo trabajar o en cuáles me veo haciendo las tareas porque ó tengo formación, ó tengo conocimientos y sobre todo tengo muchas ganas de aprender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s