POR UN SUEÑO SÍ, PERO CON CUIDADO

Cada vez que me entero de alguien, más o menos cercano, que se ha montado por su cuenta se me ponen los pelos de escarpia. Las circunstancias de la vida le hicieron tomar una determinación visto que nadie atendía a sus muchos CV que había mandado. Pero tenía muy claro lo que quería hacer. Y es que hay que ser muy valiente para tirarse a la piscina e invertir una gran suma de dinero para montarlo todo como estaba en tu mente, en tus sueños. Y nos es fácil hacerlo, tal y como están las cosas hoy día. Porque seamos sinceros, ser autónomo en este país no es nada barato. Sin embargo, cuando les pregunto si aconsejaría a cualquier que se montara por su cuenta, la mayoría me dicen que no. Entonces, ¿por qué lo has hecho tú?

Según el diccionario Emprender es acometer y comenzar una obraun negocioun empeñoespecialmente si encierran dificultad o peligro. Constantemente vemos como se empeñan en que nos empoderamos se refiere a la capacidad que las personas, en situaciones de vulnerabilidad, que tienen para lograr una transformación con la cual deje de ser objeto de otros y consiga ser la protagonista de su propia historia. Sabiendo cuán difícil es y los peligros que puede entrañar si no estamos del todo convencidos o informados de ello.

Pero qué se yo de liarse la manta a la cabeza y empezar a construir tu propio negocio. Qué difícil es dar el paso y qué miedo da empezar de cero sólo con lo puesto. Bueno con un montón de ganas y saber hacer bien lo que uno quiere.

Cómo admiro a esas personas que toman la decisión de emprender un negocio (sea cual sea) y pasar a la acción. Con mucho o poco. Porque económicamente hay que desenvolsar un buen dinero. Pero lo que más me admira es el optimismo, la ilusión, la pasión con lo que viven día a día lo que van construyendo.

Que se yo de eso…Y es que quizás tengo alma de emprendedora pero no consigo pasar a la acción ó sí, de alguna manera…Quizás las nuevas empresas están cambiando su forma de darse a conocer, ahora que las redes sociales nos inundan.

Quizás de alguna manera, a través de mi blog me dejé llevar por esa pasión, por esa ilusión, por esas ganas de dar a conocer lo que de alguna manera me siento especialista. La orientación sociolaboral…Quizás pensé que a través de un blog podía reflexionar, comentar, escribir, exponer, compartir, dilucidar todo aquello que había ido almacenado en mi memoria y que me había hecho mejor profesional y con mayor seguridad que cuando empecé hace años…Y es que cuando miro hacia atrás en el tiempo y veo cuán lejos quedo aquellos años universitarios me doy cuenta de cuánto he aprendido por el camino, de aquellas sabías palabras que nos dijo el rector el día que nos licenciamos. Decía algo así como que es cierto que habíamos adquirido muchos conocimientos teóricos en la universidad pero era ahora que empezábamos nuestro camino en el mundo laboral cuando realmente íbamos a construir toda nuestra sabiduría profesional.

Hace tiempo en un curso alguien me dijo que para ser emprendedor no es algo que de repente te levantas y puff, ya está. Es algo que casi innato, que viene “de fábrica”, que te hace ser una persona con iniciativa, con ilusión, con energía, que le apasiona todo lo que hace y por lo que hace. Y es que si no tienes pasión por lo que estás trabajando día a día al final acaba contigo, con tus ilusiones y es fácil que desistas de ellos. Pero si tienes pasión todo se ve de manera diferente. Porque cuando te caes, que te caerás muchas veces, sabes cómo levantarte y darle la vuelta a la tortilla aunque haya día que no veas la forma, pero nunca te rindes porque cuando amas tanto lo que quieres no dejas que te venzan fácilmente.

La verdad es que he vivido muy de cerca lo que es tener una empresa. Un familiar cercano hace ya algunos años construyó lo que siempre había querido. Trabajó de lo que más le gustaba, le apasionaba tanto el mundo de la madera que quizás le absorbió tanto que no se dio cuenta de las horas que le dedicaba. Y es que tener una empresa cuesta muchas horas de esfuerzo y dedicación. No es fácil llevarla a delante. He visto cómo se levantaba bien temprano y aparecía en casa bastante tarde. He visto cómo trabajaba de lunes a domingo. He visto como trabajaba los festivos y apenas tenía vacaciones. He visto cómo lo daba todo.

De todos esos años yo aprendí lo duro que es la vida del autónomo, lo poco que ayuda el estado a los que en realidad van poniendo su granito de arena para que este país avance. También me quedó, que en los momentos malos nos hay que venirse abajo, si no afrontarlos de la mejor manera e intentar buscar una solución. Que son sólo eso, momentos en el tiempo y que no dura eternamente.

Igualmente, cuando llegan buenos momentos hay que coger el tren y aprovecharlos al máximo pero no a costa de la propia salud. Pues a veces queremos abarcar tantas cosas que no nos damos cuenta que tenemos que saber decir no.

Hoy, sin ir más lejos, he ido a visitar a unas amigas que hace un par de años decidieron emprender por su cuenta después de acumular muchos años de experiencia en la materia. Ellas son psicóloga y psicopedagoga. Han montado una empresa donde trabajan por y para las personas con y sin discapacidad (aunque mayoritariamente suelen tener personas con discapacidad). Para mí son un ejemplo fuerza, valentía, energía e ilusión que tiene por lo que hacen. Y sobre todo porque creen en su proyecto cada día y apuestan por ello. Es cierto que los inicios no fueron fáciles, y que todavía siguen teniendo algunas dificultades, pero poco a poco le van viendo la luz a lo que están haciendo. Es digno de admirar como saben reinventarse y adaptarse a las dificultades que van encontrando. Pero cuando las miras fijamente a los ojos ves un tímido miedo escondido detrás de una gran pasión por lo que hacen, quizás eso es lo que las hace más fuerte para seguir en su empeño de continuar por un camino que ellas mismas diseñaron aunque ni siquiera saben hacia donde desembocarán.

No sé yo si algún día tomaré las riendas de mi destino y quizás me embarque en una aventura como esta, pero todavía ando con pies de plomo pisando fuerte pero con sigilo antes de dar el paso para alcanzar un sueño, no vaya ser que por darlo antes caiga precipitadamente en el vacío y me dé de bruces con una realidad que no quise.

Pero si tú eres de los que tomaste las riendas de tu vida y decidiste emprender, enhorabuena y ánimo con tu aventura pues cada día está lleno de retos por conquistar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: