¿POR QUÉ NO CONTESTA LOS EMAILS?

Nadie se pone en la piel de un desempleado hasta que no lo sufre en sus propias carnes. Nadie piensa todo el esfuerzo que hace esa persona cada día desde que se levanta hasta que se acuesta por buscar empleo, por dejar CV ya sea en mano ó a través de mails (esto último cada vez más), por ver las ofertas de empleo que cuelgan cada día en los distintos portales de empleo y valorar en cuáles tienes más opciones para poder inscribirte en dicha oferta.

Nadie se da cuenta que detrás de cada inscripción que hacen o cada email que manda con una carta de presentación que se ha currado durante un tiempo intentando mostrar lo mejor de sí mismo, para al menos conseguir una entrevista de trabajo, hay una persona. Una persona que siente, que se preocupa, que espera un aliento, que espera un atisbo luz que ponga fin a su desesperada búsqueda por ese ansiado empleo.

Nadie se da cuenta de que esa persona que se inscribió en esa oferta de empleo, o que mando ese email, está pegado al teléfono móvil esperando una llamada por si surge una oportunidad de entrevista de trabajo ó si acaso una contestación a los muchos emails que mandó presentándose a una posible vacante de empleo ó autocandidatura.

Y es que cada día que pasa el sentimiento de “no existo” puede con la pesadumbre que esa persona siente cuando ni siquiera el seleccionador ó gerente de la empresa se molesta en contestar a un email diciendo: “Gracias por mandarnos tu CV, lo valoraremos en futuras ofertas de empleo”, ó algo parecido.

¿Tanto cuesta mandar un mensaje de ese tipo a la persona que con su buena voluntad está buscando una oportunidad laboral? Piensas que ¿te va ocupar mucho en tu jornada laboral mandar ese tipo de mensajes? Claro, me dirás que no tienes tiempo, que tienes mucho trabajo y que para qué lo vas hacer si no le puedes ofrecer nada.

Pues te diré que con que dediques cinco minutos de tu jornada laboral a contestar un email haciendo saber a la otra persona que al menos has recibido su CV, ya le harás sentir un poco mejor. Le harás darse cuenta que al menos existe, que es importante seguir mandando CV para en algún momento encontrar la oportunidad que buscaba.

Seguramente, ese día se sentirá más reconfortado por la labor que hace cada día al llamar a una empresa mandando su CV. Pensará que vale la pena seguir llamando a las puertas, aun a sabiendas que en mucha le dirán que no pero no dejará de perder la esperanza que algún día se abrirá esa puerta que tanto ansiaba.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Gracias Águeda por esta reflexion! ! Ojalá tuvieran a bien enviar una respuesta, siempre ayuda! Un saludo María J

    Me gusta

    1. Pues la verdad es que sí que las empresas que seleccionan deberían pensar más en la personas y contestar con algo que te haga pensar que tu esfuerzo sirve para algo. Gracias por tu comentario. Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s