¿A QUÉ ESTÁS ENCADENADO?

No hace mucho volví a retomar la lectura del “El elefante encadenado” de Jorge Bucay. Una lectura que recomiendo a todos en algún momento de su vida. Cada vez que la leo me hace pensar. La releo una y otra vez y siempre le saco una reflexión distinta.

Hoy quería interrogarte a ti, querido lector, al igual me interrogo yo cada vez que la voy releyendo y entre líneas me paro a relamer cada palabra para interiorizarla y reflexionar.

Desde que nacemos nos imponen una serie de normas, de rutinas para seguir un mismo camino y no desviarnos de él casi sin poder protestar. Ni siquiera nos planteamos que exista otro camino distinto del que conocemos. Vamos al cole, estudiamos para graduarnos en algo que nos facilite acceder al mercado laboral, unos buscan trabajo en el sector público y otros en el privado…Paralelamente unos buscan pareja, otros la encuentra, otros prefieren vivir solos, otros crean sus familias…Nada fuera de lo común…los mismos patrones una y otra vez…Pero, te has planteado alguna vez si en esa estructura en la que sigues eres feliz. ¿Cuáles son las cadenas que hoy te atan?

Cito textualmente un párrafo del texto.  “Todos somos un poco elefante de circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que no podemos hacer montones de cosas, simplemente porque una vez,….lo intentamos y no lo conseguimos…No puedo, no puedo y nunca podré.

¿Te siente libre para actuar como actúas? ¿Cambiarías algo en tu vida?

No puedo, no puedo. Cuántas veces no has repetido esto en tu mente cuando te has enfrentado a un reto, y te ha paralizado hasta dejarlo por imposible.

Soy consciente que yo lo he dicho muchas veces porque es más fácil quedarse en un estado de “seguridad” que dar el salto a algo distinto y que quizás éste salto me distinta entre la masa. Entonces hubiera salido de mi lado confortable para aventurarme a algo nuevo.

Todos corremos como borregos en la misma senda sin preguntarnos si realmente queremos seguir por ahí o no. Y en cierta medida la culpa la tiene esta cultura en la que hemos vivido todo este tiempo. Nunca nadie me dijo que existen más alternativas en la vida que blanco o negro, que un sí ó un no. Como tengo cinco dedos así es posible que existan alternativas. O como alguna vez les he dicho a los usuarios que he atendido, el arcoíris tiene tantos colores como alternativas para elegir, sólo tienes que tomar una porque el libro de los gustos está en blanco. Y todas son válidas. Es decir, ninguna es mejor que otra. Porque de todas puedo aprender algo que me enriquezca. El miedo me ha paralizado muchas veces. Lo peor que hay es sentirse con miedo y no ver lo que hay en el otro lado del camino. Sea para bueno o para malo. Quizás me estoy perdiendo algo maravilloso y sólo tengo que saltar hacia el otro lado. Si no lo probamos no podemos saber si queremos seguir por ahí o volver a nuestro anterior senda.

Una vez un profesor de primaria me dijo que los niños tienen que experimentar las cosas antes de decidir qué elegir. Y es que si no nos enseñan a vivenciar, difícilmente cuando seamos mayores podremos tomar decisiones sin que nos afecte negativamente. Las decisiones que hoy en día tomamos, fuera de la norma, a veces, nos hace sentirnos incómodos porque es distinto al camino que la mayoría ha tomado.

Y es que cualquier decisión que tomemos puede ser igualmente enriquecedora y fortalecernos aunque éste nos lleve al fracaso. Fracaso tomado como un reto para crecer en nuestro camino y no como algo que nos lleve a machacarnos y sentirnos culpable por el camino que tomamos.

Creo que la cultura emprendedora debe enseñarse desde bien pequeños, donde los niños vayan experimentando distintas alternativas que luego podrán elegir cuando vayan creciendo como oportunidades que le hagan enriquecerse personal y profesionalmente.

Hace ya muchos años, cuando yo estudiaba, hubo un momento en mi vida que tuve que tomar una decisión: FP ó B.U.P. No me costó tomarla porque en realidad sólo tenía una opción. Ya que por entonces FP era para los perdedores (o así me lo hicieron ver a mí) y B.U.P era para los que aspiraban a tener una vida mejor que sus padres. Así que lo tenía claro tenía que ir a B.U.P si ó sí. Estudié mucho durante mis años de B.U.P y C.O.U, porque si ó sí tenía que ir a la universidad. Todo el tiempo un camino recto sin salirme. Apenas podía decidir pues era lo que tenía que hacer. Y luego, como te decía tus padres, a buscar un “trabajo seguro”…Esa era la mentalidad que hasta no hace mucho ha perdurado… Pero de repente…después de que en mi empresa (los mejores años de mi vida profesional) hicieran un ERE me di cuenta de que tenía que explorar otros mundos…y por casualidad me encontré con las redes sociales (Facebook, linkedin, twitter,etc)…todo un mundo por descubrir y que estaba cambiando todos mis patrones conocidos.

Desde que estoy metida de lleno en esto de las redes sociales estoy aprendiendo cada día algo nuevo, como autodidacta, voy aprendiendo rápido, pues si no temo perderme y estancarme…Mi sed de aprendizaje es cada vez amplia porque no quiero dejar de saber…Quizás personas más jóvenes que yo sepan moverse mejor en el mundo de internet, no lo dudo pero lo que sí tengo claro es que he borrado de mi mente eso NO PUEDO, NO PUEDO. Y lo he cambiado por un SÍ QUIERO, SÍ PUEDO HACERLO.

Un modo de explorar y dar a conocer todo lo que por mi experiencia he aprendido fue el hecho de escribir en este blog. Aquí puedo compartir lo vivido, lo vivenciado, lo experimentado. Dar a conocer cómo puede uno enfrentarse a la búsqueda de empleo, las herramientas que podemos utilizar, etc…Y por supuesto, nada está escrito porque como en todo, las cosas van avanzando tanto que lo que ayer era de una manera ahora ya no se lleva…por eso las redes sociales y todas las personas que comparten artículos, documentos y opiniones me hacer crecer cada día más y mejor. Hoy me siento satisfecha con lo que he llegado a ser pero no dejo de explorar porque todavía me siento con ganas y con fuerzas para seguir creciendo.

¿Crees que podrás soltarte de tus cadenas?

¿Crees que es mejor seguir atado en esta “vida confortable”?

Sólo tú puedes tomar las riendas de tu vida y las decisiones que tomes serán tan válidas como otras. No hay un único camino en esta recorrido. Al menos sé feliz y haz lo que te haga sentir feliz a pesar de que a otros les parezca que no lo eres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: