¿HASTA DONDE ESTARÍAS DISPUESTO A LLEGAR POR UN SUEÑO?

Esta mañana a través en Linkedin me han hecho una pregunta sobre los sueños que uno tiene y cómo los puede cumplir si llegado el momento lo mejor para cumplirlo es cambiar de lugar, me ha hecho reflexionar y darle vueltas sobre en qué lugar ponemos nuestro sueño en el ranking de nuestras prioridades en la vida.

Realmente todas las personas tenemos un sueño que nos gustaría ver cumplido en algún momento de nuestra vida. Si es antes mejor que tarde, para crear nuevos sueños.

Pero no siempre podemos cumplirlos. Unas veces porque aparecen otras prioridades en nuestra vida que hace que “ese sueño” pase a segundo plano y se quede ahí medio dormido hasta que encontremos el momento de dejarnos arrastrar por nuestro sueño.

Otras veces porque “ese sueño” es demasiado ambicioso para nuestra realidad y quizás debemos bajar las expectativas y dejamos pasar esa idea para convertirlo en algo más asequible. Lo transformamos en un sueño distinto pero igualmente satisfactorio.

Y otras veces no tenemos la valentía de lanzarnos a por nuestro sueño porque tenemos miedo a fracasar, miedo a que no sea lo que nosotros pensamos, miedo al qué dirán…Son esos miedos los que nos paralizan y nos llenan de incertidumbre. Los miedos nos hacen desistir de seguir tras nuestro sueño.

¿Cuál es tu sueño? ¿Qué estarías dispuesto a ceder en pro de conseguir tu sueño?

Hace unos años tuve un gran sueño que me parecía imposible. Era un sueño a nivel personal. Ser madre. A pesar que ningún médico encontraba cuál era la mejor solución para darme eso que tanto ansiaba, yo seguí insistiendo haciendo una peregrinación de médico en médico y de prueba médica en prueba médica. No podía creer que algo que parecía tan fácil no hubiese solución para mí. Porque lo curioso de todo es que yo no tenía nada aparentemente, estaba totalmente sana. Me frustraba, me culpaba, sufría mucho… Pero algo en mí me decía que no podía ceder que tenía que perseguir mi sueño. Un día sin saber por qué una doctora dio con la clave y hoy puedo decir que cumplí mi sueño de ser madre. Me siento afortunada por ello.

Ahora tengo otro sueño. Un sueño profesional que empezó a gestarse en mí desde hace mucho tiempo pero que realmente no ha ido saliendo hasta no hace mucho. Y es que hace unos cuantos meses la empresa en la que trabajaba hizo un ERE. Me quede sin trabajo después de tantos años de experiencia profesional. Alguien me dijo que tenía mucha experiencia como para que quedara dormida en un rincón que por qué no daba el salto a dar a conocer todo lo que yo sabía pues podía ayudar a mucha gente. Luego me hice el Máster de Coaching porque siempre me había llamado la atención y ahí saltó la chispa…Día a día lucho a través de este blog, de las redes sociales y otras colaboraciones para conseguir poco a poco ese sueño.

Y es que alguien me comentó una vez que quien hace las cosas con pasión porque ama su trabajo no es esfuerzo ninguno porque la pasión mueve montañas. Yo soy una apasionada del coaching y la orientación laboral. No sé si podré alcanzar mi sueño pero mientras tanto disfruto de lo que hago con pasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s